¿Cómo recuperar el apetito y ganar peso?

Consejos sobre ​​cómo recuperar el apetito y ganar peso para pacientes oncológicos

La preocupación por la pérdida de apetito y peso se extiende a pacientes y familiares, considerándose un problema que no solo ocasiona consecuencias físicas (más allá de la propia pérdida de peso) sino que da lugar a numerosos conflictos entre familiares y pacientes. Seguro que ya te han dicho “Venga, come un poquito más”, mientras tú piensas que te es sumamente imposible. Vamos a descubrir de qué se trata y cómo podemos ayudar en estos casos.

Cáncer y pérdida de peso

¿Por qué pierde peso un paciente oncológico?

La presencia de desnutrición en pacientes oncológicos es muy elevada y es imprescindible controlar este aspecto desde el diagnóstico. Cada paciente, cada tumor, tiene unas particularidades que hace más importante contar con un tratamiento nutricional desde el momento en el que es diagnosticado. Los efectos secundarios de los tratamientos, el shock emocional que viven muchos de los pacientes, e incluso el cambio de hábitos propio que se vive a lo largo de una larga enfermedad, provocan consecuencias en los pacientes que serían evitables si se abordase desde el principio.

Pérdida de peso cáncer: causas en pacientes oncológicos

La falta de apetito y la pérdida de peso es multifactorial. Hay diversos mecanismos que influyen como sería el propio tumor, los tratamientos (quimioterapia, radioterapia etc.) e incluso, el propio paciente.

Ten en cuenta que comer es un proceso regulado por diferentes sensaciones, como el hambre, el apetito, y la sensación de estar lleno y satisfecho. El cerebro, en particular el hipotálamo, recibe señales de diferentes partes del cuerpo, como los nervios, el metabolismo y las hormonas, para decidir cuánto debemos comer. Algunas células del cerebro pueden hacer que perdamos el apetito, mientras que otras lo aumentarían. Diversos factores, como sustancias inflamatorias que se originan por la propia enfermedad, pueden influir en estas señales y causar problemas para comer lo suficiente cuando se tiene cáncer. 

Imagina que han desenchufado la red wifi y no hay señal. Lo mismo pasa con tu apetito: las señales están cortadas. Es importante que esto se entienda para no esperar a tener hambre para comer y para no obligar al paciente a que lo haga.

Por qué pérdida de peso en pacientes oncológicos

Por otro lado, los efectos secundarios del tratamiento oncológico impiden una adecuada ingesta o absorción de los nutrientes. Por ejemplo, las náuseas y el sabor amargo que producen tratamientos como la quimioterapia, pueden ser otra barrera más para mantener unos buenos hábitos alimenticios. En el caso de una cirugía, puede que tengamos que reducir ciertos alimentos por un tiempo por no tolerarlos bien, lo que puede conllevar a la pérdida de peso. Y, por supuesto, el tumor, que altera nuestro metabolismo además de que, según su localización, puede causar problemas mecánicos que impidan la ingesta de alimentos. Esto puede suceder, por ejemplo, en tumores localizados en cabeza y cuello o en la parte alta del tracto digestivo, como el esófago.

Otro factor de suma relevancia es el propio paciente. La comida está estrechamente relacionada con las emociones. ¿A que comes diferentes alimentos según tu estado de ánimo? Pues ante emociones y dificultades como miedo, tristeza, dolor, así como cambios de rutina (hospital, citas médicas y con otros profesionales sanitarios etc.) mantener unos hábitos alimenticios es difícil. 

¿Cómo recuperar el apetito? Consejos nutricionales durante el tratamiento

Consejos nutricionales para ganar el apetito

Ahora que ya sabes las múltiples causas que originan este problema, veamos qué podemos hacer para recuperar el apetito durante un tratamiento oncológico. 

Necesitamos abordar las principales causas que impiden al paciente conseguir, al menos, mantener el peso. Es decir, si no come debido a las náuseas o al dolor, habrá que tener un buen control farmacológico; si no hay apetito debido a que la comida produce mal sabor, habrá que procurar que haya una buena higiene bucal, etc. 

Para conseguir suficientes calorías, hay que elegir alimentos ricos en nutrientes, como los huevos o los frutos secos. Cuando incluimos alimentos con calorías vacías como sería el caso de la bollería, estamos desperdiciando la oportunidad (recuerda que hay poco o 0 apetito) de incluir alimentos ricos en proteína u otras vitaminas y minerales. Si te comes unas galletas, no te queda espacio para comerte un yogur.

Te dejo unos consejos útiles, pero ten en cuenta que son generales y que lo más conveniente es que consultes en tu centro si hay una dietista-nutricionista para que puedan derivarte.

  • Da un paseo o haz algo de ejercicio antes de las comidas para fomentar el apetito.
  • Come en un ambiente tranquilo y agradable.
  • Aprovecha aquel momento del día en el que tengas más hambre (suele ser desayuno).
  • Come varias veces al día en pequeñas porciones y a las mismas horas.
  • Toma los líquidos antes y después de las comidas para no llenarte.
  • Enriquece las comidas con proteína en polvo, huevo rallado, aceite de oliva, harina de almendra…

Aquí tienes un ejemplo de menú:

  • Desayuno: vaso de leche entera sin lactosa enriquecida con proteína en polvo, tostada de pan blanco (los alimentos ricos en fibra pueden saciar más y sería contraproducente) con crema de cacahuete y plátano laminado.
  • Media mañana: batido energético con skyr natural, un puñado de fresas, medio plátano y 1 cucharada sopera de harina de cacahuete.
  • Comida: merluza al horno en salsa de naranja (los pescados blancos producen menos olores fuertes y los cítricos neutralizan los malos sabores) con puré de patata y calabacín, al que le añadimos una cucharada de aceite de oliva en crudo y una de proteína en polvo. Postre: manzana asada.
  • Merienda: bizcocho en taza (1 huevo, 1 plátano chafado, 1 cucharada sopera de cacao en polvo), lo ponemos 3 minutos en el microondas y servimos con crema de almendra por encima.d
  • Cena: crema de boniato y lenteja roja, a la que le añadimos al que le añadimos una cucharada de aceite de oliva en crudo y una de proteína en polvo. Servimos con huevo rallado por encima.
  • Recena: yogur griego con canela.

Alimentos para recuperar peso después del tratamiento

Después del tratamiento, continuaremos priorizando alimentos ricos en proteína como las carnes magras, los pescados azules, los huevos o el tofu para recuperar la pérdida de masa muscular, lo cual puede resultar en un problema de salud. Habrá que valorar las cantidades y formas de cocinar las verduras porque, aunque sean alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales, pueden resultar muy saciantes si las tomamos en ensaladas.

Es imprescindible llevar un seguimiento por parte de un dietista-nutricionista para saber cuándo podemos empezar a modificar la dieta una vez el peso ya sea estable.

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte. Y si quieres agendar una visita con nuestra nutricionista Victoria Góngora, puedes escribirle aquí.

Compartir:

Artículo redactado y validado por:

Nutricionista oncológica, Victoria Góngora

Victoria Góngora

Nutricionista oncológica

Apoyamos la investigación

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos recursos e información sobre los últimos avances oncológicos.

¿QUIERES MÁS INFO?