Dieta para comenzar el año: consejos para pacientes oncológicos

Con el inicio de un nuevo año, muchos de nosotros nos sumergimos en la reflexión sobre nuestros propósitos y metas para los meses venideros. Para aquellos que han enfrentado el desafío del cáncer, el enfoque en la salud y el bienestar puede tomar un significado aún más profundo. En este post, te explicaremos cómo una dieta para empezar el año puede desempeñar un papel crucial en el manejo del cáncer y la promoción de un estilo de vida saludable. 

Abordaremos la importancia de elegir alimentos saludables, los tipos de alimentos beneficiosos, y cómo una dieta sana puede reducir factores de riesgo y mejorar la calidad de vida. Descubre cómo pequeños cambios en tu dieta pueden marcar la diferencia significativa en tu camino hacia un año más saludable y equilibrado. ¡Acompáñanos en este viaje hacia una dieta saludable y propósitos de año renovados!

Pasos a seguir para una recuperación nutricional

Tras el fin de año quieres recobrar los buenos hábitos a toda prisa, ¿me equivoco? Una vez más, te has propuesto dejar de fumar, perder peso y hacer ejercicio físico.

Te animo a que rompas con este ciclo y pruebes algo nuevo.

Paso 1 . Evaluar hábitos alimenticios 

Enfócate en un hábito que puedas cambiar para conseguir tu objetivo. No pienses en perder kilos, intenta construir hábitos. Por ejemplo, sabemos que es importante para nuestra salud consumir fruta y verdura a diario. Si no consumes suficiente, proponte el objetivo de incluir una pieza de fruta para merendar 3 veces a la semana y, complementa el plato de la cena con verdura otras 3 veces.

Paso 2. Regreso gradual a una alimentación equilibrada 

¿Qué es una dieta equilibrada? Un plan dietético que recoge los nutrientes que tu cuerpo necesita para que funcione lo mejor posible. Una vez que hemos dejado de lado los turrones y los polvorones, contempla volver poco a poco a retomar tus comidas.

Mejora tus comidas y prueba nuevas recetas: elige una de tus comidas principales y dale un toque saludable. Por ejemplo:

  • En el desayuno: añade algo de proteína para mantener niveles de energía: yogur, proteína en polvo, huevo, atún, carnes magras como el pollo o el pavo.
  • En comida y cena: prueba a tener siempre algo de verduras y hortalizas diferentes según la temporada. Aliña con aceite de oliva.
  • Entre horas: cambia tortitas o dulces por una pieza de fruta y un puñado de frutos secos.

Paso 3. Planificación de alimentos 

Planifica lo que comes: no esperes a tener hambre para pensar en qué comer. Las elecciones que hagas probablemente sean peores. Por ejemplo, vas a cenar y como no tienes nada preparado, pides comida a domicilio o te haces un bocata.

Prepara una lista de la compra y un menú semanal. Te vas a ahorrar mucho tiempo y dinero a largo plazo. Incluye en tu lista hidratos de carbono como los cereales integrales y proteínas vegetales como las legumbres.

Lee las etiquetas de los alimentos que compras: fíjate en las cantidades de azúcar, sal, grasas, etc.

Lleva contigo snacks saludables como fruta fácil de comer o pelar, frutos secos o barritas de proteína. Si no lo haces y sabes que vas a estar mucho tiempo fuera, probablemente caigas en la máquina de vending o en lo que haya en la oficina, que puede tener un menor valor nutricional.

Mejore consejos sobre dieta para comenzar el año con una dieta equilibradaEstrategias para mantener una nutrición equilibrada después de las festividades

Habitualmente la gente en consulta me dice “si yo ya sé lo que tengo que comer”. Vale, y entonces ¿por qué no lo haces? La gran dificultad recae en mantener a largo plazo esa forma de alimentación, que en muchas ocasiones es muy restrictiva y poco sostenible.

Cada vez que se te ocurra empezar una dieta, pregúntate ¿durante cuánto tiempo voy a poder hacer esto? ¿el año que viene seguiría haciéndola?

Uno de los mejores consejos que te puedo dar es que mantengas un horario y una rutina: si no tienes horarios regulares para comer, probablemente tengas unos niveles de energía muy bajos durante el día y luego, una vez estés en casa, habitualmente en la cena, consumas mayor cantidad de alimentos y de menor calidad. Construye esa rutina, haz tu menú y lista de la compra y construye esos hábitos, poco a poco, pero de por vida.

Dieta Detox ¿Los nutricionistas oncológicos la recomiendan?

En esta época podemos ser víctimas de dietas milagro. Suelen ser dietas muy restrictivas con pocos alimentos o una combinación inusual, rara de alimentos. Puede que sólo te permitan comer determinados alimentos a determinadas horas. Otra cosa probable es que te hagan comprar sus propios productos como suplementos o determinados alimentos bastante caros. 

En concreto, la dieta detox consiste en alimentarse a base de batidos verdes para purificar o detoxificar el cuerpo. Has de saber que no hay evidencia científica que respalde estas afirmaciones. Nuestro cuerpo es una máquina muy compleja y son los órganos como el hígado y el riñón los encargados de detoxificar.

Ningún nutricionista oncológico recomienda este tipo de dieta. A pesar de que carece de evidencia científica, todo esto puede afectar a nuestra relación con la comida de forma negativa.

¡Aprende a comer y olvida las dietas!

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte. Y si quieres agendar una visita con nuestra nutricionista Victoria Góngora, puedes escribirle aquí

Compartir:

Artículo redactado y validado por:

Nutricionista oncológica, Victoria Góngora

Victoria Góngora

Nutricionista oncológica

Apoyamos la investigación

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos recursos e información sobre los últimos avances oncológicos.

¿QUIERES MÁS INFO?