Meditación y mindfulness: consejos para el bienestar mental durante el proceso de cáncer

La meditación y el mindfulness son dos prácticas reconocidas por sus beneficios en la salud mental y emocional de las personas. Pero empecemos por describir qué son cada una.

¿Qué es el “mindfulness” y la “meditación” ?

La meditación se ha practicado durante siglos en diversas culturas y tradiciones religiosas como el budismo o el hinduismo, entre otros. Es una práctica que consiste en concentrar la mente en un pensamiento, objeto, palabra, imagen o la propia respiración, buscando calmar la mente, reducir el estrés, mejorar la concentración, la relajación y el bienestar emocional y físico. Existen diferentes técnicas de meditación, y dentro de ellas está el mindfulness.

El mindfulness es una práctica de atención y conciencia plena, enfocado en vivir el momento presente. Se basa en intentar no juzgar ni reaccionar ante las experiencias que surjan en la mente como pensamientos, sensaciones o emociones. Se trata de estar completamente presente en el aquí y ahora, prestando atención de forma consciente y sin distracciones.  La práctica del mindfulness se ha convertido en un estilo de vida cada vez más presente en la actualidad porque ha demostrado que puede ayudar a reducir el estrés, la ansiedad y mejorar la concentración y el bienestar emocional.

¿ Para qué sirve el mindfulness en el proceso de enfermedad?

Todo sobre la meditación y mindfulness para pacientes oncológicosCuando hablamos de la enfermedad de cáncer, tanto la meditación como el mindfulness son de gran apoyo durante el proceso de tratamiento y la recuperación del paciente, mejorando su bienestar general.

Ambas técnicas han demostrado ser eficaces para reducir los niveles de estrés, ansiedad y depresión en pacientes oncológicos, así como para mejorar su calidad de vida y bienestar general. Ahora sabemos, como os contaba antes, que son útiles para el manejo del miedo y la incertidumbre. 

Hay que tener en cuenta que el proceso de enfrentar una enfermedad como el cáncer puede ser abrumador y desafiante tanto física como emocionalmente. Aquí es donde el mindfulness entra en juego. Ofrece herramientas para ayudar a los pacientes a afrontar los desafíos,  encontrar paz interior y aceptar sus pensamientos y emociones, sin juzgarlos.

Además de los beneficios emocionales, el mindfulness también puede tener un impacto positivo en la salud física de los pacientes con cáncer. Existen varios estudios que han demostrado que puede reducir la percepción del dolor y ansiedad, mejorar la calidad del sueño y fortalecer el sistema inmunológico, lo que puede contribuir a una recuperación más rápida y efectiva. Es el caso por ejemplo del estudio realizado por Miguel A. Vallejo y José Ortega, en donde se han obtenido resultados positivos en la aplicación del mindfulness en pacientes oncológicos. Buenos resultados también se han encontrado en participantes del programa ONCOR del Servicio de Oncología del hospital Clínic Barcelona, dedicado a mejorar el bienestar de pacientes con cáncer usando mindfulness. 

Consejos para empezar con estas prácticas

Algunos tips para incorporar la meditación y el mindfulness en tu día a día son: 

  1. Establece una rutina diaria: Es importante dedicar un tiempo cada día a practicar la meditación y el mindfulness. Puede ser útil establecer un horario fijo, por ejemplo, al levantarse por la mañana o antes de acostarse por la noche.
  2. Busca un lugar tranquilo: Para que te sea más fácil, es importante encontrar un lugar tranquilo y libre de distracciones. Puede ser útil crear un espacio especial en casa, con almohadas, velas y música relajante. Estos objetos en el espacio también ayudan a estar más conectados con el presente.
  3. Respira profundamente: La respiración profunda es fundamental en la meditación y el mindfulness. Intenta prestar atención a la respiración, inhalando y exhalando de manera lenta y consciente.
  4. Practica la atención plena: El mindfulness consiste en prestar atención plena a las sensaciones, pensamientos y emociones que surjan en el momento presente, sin juzgar ni reaccionar ante ellas. Se trata de aceptar la realidad tal como es.
  5. Incorpora la meditación guiada: Si eres principiantes, esto puede ser útil. Existen aplicaciones para móviles donde encontrarás este tipo de meditaciones guiadas.  
  6. Sé compasivo contigo: La práctica de la meditación y el mindfulness requiere paciencia y autocompasión. Recuerda que no se trata de alcanzar la perfección, sino de aceptar y cuidar de ti mismo en cada momento. El intentarlo, ya es un logro.

¡Anímate a probarlo y descubre los beneficios de estas prácticas milenarias!

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte. Y si quieres agendar una visita con nuestra psicooncóloga Marta Garrido, puedes escribirle aquí

REFERENCIAS

Compartir:

Artículo redactado y validado por:

Marta Garrido

Marta Garrido

Psicooncóloga.

Apoyamos la investigación

Suscríbete a nuestro boletín y te enviaremos recursos e información sobre los últimos avances oncológicos.

¿QUIERES MÁS INFO?